Un sueño es una proyección condensada de nuestra existencia

Fritz Perls
Si para el psicoanálisis freudiano los sueños son la vía regia del inconsciente, para la terapia Gestalt, son la vía regia de la integración. Los sueños constituyen un elemento importante en el trabajo terapéutico, por cuanto en ellos se reflejan diversas partes de nuestra  personalidad, y se trata de que con ellos adquiramos mayor conciencia de nuestras polaridades, las reconozcamos y las pongamos en juego para resolver nuestros conflictos personales.

Frente a las concepciones psicoanalíticas clásicas de análisis de sueños, el terapeuta gestáltico no los estudia de forma intelectualizada, y desde luego, no interpretativa. En lugar de ello, el sueño se concibe como un mensaje existencial que eventualmente puede ser entendido, al modo que propondría el psicoanalista. Se trabaja como una experiencia más del sujeto, valorándose como si se estuviera realizando en el momento presente. De hecho, el paciente es invitado a narrar el contenido del sueño en tiempo presente. Claudio Naranjo afirmaba que “a veces, las explicaciones son evitaciones“. En este sentido, se trata una vez más de permitir que la experiencia hable por sí misma, lo inmediato, “entrar” al sueño en lugar de “traerlo a la mente”, vivenciándolo en el aquí-ahora terapéutico para ganar conciencia de lo que transmite.

“A veces, las explicaciones son evitaciones”

Lo que se pretende es que el paciente reviva sus sueños en el momento presente, en la misma sesión terapéutica. “Los sueños son un mensaje existencial… son un mensaje de uno para sí mismo, para aquella parte del Yo que quiera atenderlos. Los sueños son probablemente la expresión más espontánea del ser humano“. En síntesis, “un sueño es una proyección condensada de nuestra existencia“.

Siguiendo con lo expuesto por el mismo fundador, en el trabajo de los sueños el terapeuta pide “al paciente que se identifique con todas las partes de su sueño, intente darse cuenta de la paradoja que representa y la resuelva”. Considera que “todas las partes diferentes del sueño son fragmentos de nuestra personalidad. Ya que nuestro objetivo es hacer de cada uno de nosotros una persona entera, unificada, sin conflictos; lo que debemos hacer es juntar todos los fragmentos del sueño. Debemos reposeer estas partes proyectadas, las partes fragmentadas de nuestra personalidad. Debemos reposeer el potencial escondido que aparece en el sueño”.

“Un sueño es una proyección condensada de nuestra existencia”

Para Perls el trabajo psicoterapéutico sobre el sueño supone hallar todos los elementos para captar su sentido, para ello basta con retomarlos a través de la experiencia que supone la identificación con cada uno de ellos, de modo que la figura -contenido manifiesto del sueño- y el fondo -contenido latente- sean integrados.

La búsqueda y trabajo de polaridades, tan importante en la psicoterapia gestáltica, también es crucial en los sueños, donde siempre se suelen representar los opuestos: perro de arriba, perro de abajo o el fanfarrón y el insignificante o, como se refiere en psicodrama, rol y contrarrol; se favorece el darse cuenta sobre lo que uno está haciendo las posibilidades de cambio que tiene a su alcance.

Extracto del libro: Trabajando los sueños interpretaciones en psicoterapia, de Juan josé Ruiz Sánchez

Terpia individual

Proceso individual para darte cuenta, tomar decisiones y desarrollar una autoestima sana, que te permita relacionarte mejor.

Terapia de pareja

La pareja en crisis se da cuando los problemas dependen de cómo afrontamos cada uno la vida y las etapas por las que transcurren las relaciones afectivas.

Terapia grupal

En el grupo se reviven emociones y actitudes de nuestras experiencias anteriores, que en ocasiones condicionan y limitan nuestro desarrollo, expresión y realización.

Trabajo con sueños

El sueño es mensaje directo de tu inconsciente, de tu guía interior. Y ese mensaje va mucho más allá de lo que tu mente te pueda decir.

Actividades corporales

Talleres monográficos

Abrir chat
Powered by